Menú

Lo nuevo

Conéctate con nosotros

El Brujo y Emmanuel. Músicos urbanos

Compartido
Visor de lectura

 

Ricardo Sánchez García @RicSánchezGa

Louis es el personaje de famosa canción ochentera que podría identificar a una gran cantidad de músicos de camiones, quienes por vocación comienzan a rasgar cuerdas y un día encuentran un ingreso para resolver las necesidades económicas de su familia.

Nombre artístico, apodo o seña particular es la forma como se identifican encontrándose entre ruidos, semáforos y paradas de camión, los más de 60 cancioneros potosinos que rondan la alameda, algunos con atuendos rockerón, otros más bohemios, pero la mayoría con un repertorio de música popular de variados géneros para agradar a los usuarios, aunque terminan alegrando la dura jornada de los choferes, quienes según testimonios recabados, encuentran en las rítmicas un escape de su eterno ir y venir.

En la entrevista concedida para el suscrito, Antonio Gómez, conocido como El Brujo y Emmanuel López, El López, se identifican como artistas urbanos, cantantes de camión o músicos callejeros que lo mismo entonan piezas en una plaza, un urbano o donde les soliciten. La cooperación como remuneración por las melodías entonadas es voluntaria.

El brujo tiene 10 años cantando en camiones. Es originario de la Ciudad de México, con tres décadas radicando en San Luis. El López, es potosino de nacimiento y siempre ha vivido en la capital. Tiene 22 años cantando en camiones. Comenzó porque se inscribió a clases de guitarra y como no tenía para pagar su pasaje, se animó a rasgar su tripona para llegar a su destino.

Antonio toca balada, blues  y rock urbano. También entona canciones propias como Era un Ser muy Extraño, canción que habla sobre un ente de otro mundo que tiene un accidente en la tierra y al llegar a nuestro planeta observa las circunstancias en que vivimos y opina sobre la vida humana. “Esta canción nació porque un día me encontré un feto tirado en una cajita de zapatos. Las muchas formas en que somos pisoteados nos dicen cómo está la humanidad. No es normal, pero parecemos seres putrefactos” reflexiona con su profunda mirada.

Emmanuel canta rock en español, boleros y baladas. Es admirador de Álvaro Carrillo, José Alfredo Jiménez, Carlos Gardel, Javier Rangel y por supuesto, Rockdrigo González. El López también compone y tiene canciones como Nada que me Acompaña, Porque tú ya no estás y Tú. Éstas de su propia inspiración las canta en los camiones y manifiesta haber recibido buenas comentarios del pasaje, quienes preguntan adivinando que se trata de una inspiración suya.

Para El Brujo subir al bus siempre fue fácil. Recuerda con nostalgia que en sus inicios de trovador urbano, el mayor reto era conquistar a las personas, pero hoy es más difícil tener acceso libre a los camiones. Los usuarios del transporte público son un público cautivo y aunque no lo crean es exigente y esperan buena música, dice.

“Ser ciudadano es pesado. La genta viene cansada y cuando escuchan las rolas saben que esta es otra onda. Comiénzanos a plasmar la energía y hasta a los choferes piden que aplaquemos esa masa incandescente”, luego recuerda que por las barras que hoy ponen en los camiones no les permiten subirse y deben pagar su pasaje  y así sus ganancias se ven  mermadas.

Para Emmanuel, el ritmo de vida antes era totalmente distinto, “Había una tranquilidad en las calles, podíamos andar en la madrugada, pero ahora a gente anda muy atareada”. Según el López, “cuando se sube cualquier artista al camión y hace bien su música,  a la gente le cambia el día. Nos dicen que les damos un respiro, nos agradecen que les dimos alegría”. A nosotros nos llena más un comentario a qué te den diez pesos, pues no solo es ganarnos la vida de forma legal, sino que adema alegramos el día, afirma el bohemio.

Ambos reflexionaron que en la ciudad existen muchos otros artistas, contabilizando casi 70. Sus espacios los comparten con vende-chocolates y con payasos. Pero los productos que ofrecen son diferentes y cada quien tiene su ruta, por eso no les consideran competencia.

Emmanuel prefiere los camiones que van hacia industrias, o por la Rioverde, pues siempre van llenos y la posibilidad de recibir coperacha se incrementa y las tiradas son más largas, lo cual le permite echarse varias rolas.También hay complacencias. Al Brujo le piden piedras rodantes, historia de un minuto, consideradas ya unas clásicas en el imaginario colectivo.

Esta entrevista surgió porque varios músicos llegaron al Congreso del Estado buscando hablar con diputadas  y diputados. Según dicen, se están organizando y buscan apoyo para lograr algún convenio con autoridades de transportes, así como permisionarios, pues no quieren perder el oficio que les permite llevar una vida digna y acercar un recurso a su hogar.

Si usted se encuentra un cantante de camiones, no dude sacar una moneda y dar la coperacha, además de agradecer la distracción de los problemas ordinarios al compás de una canción.

Top