Conéctate con nosotros

Opinión Frontal

Abrir los abrazos y cerrar las puertas a mujeres indígenas en la capital

Publicado

el

La simulación y falsa sensibilidad de Enrique Galindo Ceballos


Opinión de: Ricardo Sánchez García

Enrique Galindo Ceballos rebosaba felicidad cuando llegó el cierre del ciclo de conferencias organizadas por el ayuntamiento entorno al Día Internacional de la Mujer.

Y cómo no iba a estar contento si tenía como invitada especial a la mujer, actriz, nominada al Oscar, empresaria, maestra y conferencista de talla internacional Yalitza Aparicio.

Por supuesto que los atuendos de las asistentes debían estar al tono para la ocasión, pues las mujeres sentadas en espacios principales llegaron con motivos indígenas de la región y se mostraban desbordadas de sensibilidad por las profundas palabras de la conferencista, emitidas por la entrevista a cargo de la periodista Erika Salgado.

Descuajado, desencajado, deshecho, desatinado y desdibujado fue el rostro posterior de Galindo Ceballos cuando, mujeres indígenas principalmente Otomíes y Mazahuas se presentaron en el auditorio del Bicentenario y fueron descendiendo escalón por escalón, para subir al escenario principal donde se encontraba con su impecable peinado la famosa invitada.

Jóvenes fueron llevados de las instituciones educativas a cargo del ayuntamiento, con el fin de llenar el escenario y poder tomar las fotos que muestran el éxito de dicho evento. Las y los jóvenes se vieron sorprendidos por la presencia de mujeres indígenas, recibiéndoles con espontáneos y arrasadores aplausos, seguidos en cada una de las palabras que las mujeres dijeron en el micrófono.

Para entonces, Enrique Galindo Ceballos intentaba conectar con la vista a sus colaboradores, cuchicheaba con las personas que estaban a su diestra y siniestra, trataba de comprender, de entender e incluso, realizó maniobras para desmentir, disminuir o contrarrestar los reclamos de las mujeres indígenas, mismas que son:

Discriminación por parte del presidente municipal Enrique Galindo Ceballos, intromisión en la vida autónoma de pueblos y comunidades indígenas, no reconocimiento a los liderazgos de los pueblos Otomís y Mazahuas, pero el principal reclamo fue que el Presidente Municipal de la Capital potosina no los escucha, no los recibe, no los atiende.

También hay quejas por parte de una mujer, indígena, de la comunidad Otomí, pues señala que a pesar de ser integrante del Consejo de pueblos originarios ante el ayuntamiento, ella ha tenido que despachar las gestiones y asuntos de su comunidad en la calle o en la plaza pública del centro histórico, pues no se le ha asignado espacio en el ayuntamiento.

De estas conductas denunciadas, hay muchos antecedentes en los ayuntamientos de la zona huasteca de nuestro estado, mismos que el Centro Samuel Ruiz de Derechos Humanos hemos visibilizado, denunciado y acompañado a las víctimas de discriminación.

Enrique Galindo Ceballos comete los mismos errores que ni siquiera por cálculo político, pudo resolver su antecesor Xavier Nava, respecto de la inclusión y no sólo de pueblos y comunidades indígenas, sino también de personas con discapacidad, que actualmente lo tienen demandado.

Admiramos y respetamos a Yalitza Aparicio. Las mujeres indígenas le reconocen como una embajadora y fueron ellas quienes le dieron la verdadera bienvenida e hicieron uso de su voz para que difunda las injusticias que sufren los pueblos y comunidades en el Estado de San Luis Potosí.

Para quien no esté enterado, en la transmisión en vivo que se hacía en las redes sociales del ayuntamiento, silenciaron el micrófono y quitaron pusieron como imagen el cartel del evento, omitiendo transmitir la lectura del pliego leído para Yalitza Aparicio por las mujeres indígenas, lo que se consideró en redes sociales como un acto discriminatorio y de exclusión.
Pese a lo anterior, a Enrique Galindo Ceballos todavía le falta explicar a la ciudadanía de a cómo nos sale la foto que se toma con cada personalidad que le gusta traer a nuestra capital.
Esta vez las mujeres se apoderaron de sus propios escenarios y le exigieron al presidente municipal que además de mostrar admiración y respeto por mujeres indígenas y exitosas, a quien le abre los brazos, no deje de voltear a nuestras colonias y no cierre las puertas del ayuntamiento a las mujeres indígenas que no han sido nominados a un Óscar, como hasta hoy lo ha hecho.

Lic. Ricardo Sánchez García.
Centro Samuel Ruiz de Derechos Humanos A.C.
Contacto @DDHHSamuelRuiz Cel. 4441 30 5851

Continuar leyendo

Opinión Frontal

La crisis del agua, ¿quién es responsable?

Publicado

el

La Santa Inquisición

Por Juan El Inquisidor (más…)

Continuar leyendo

Secciones

Tendencia